Preguntas Frecuentes

Estas son algunas preguntas frecuentes sobre el Alzheimer:

– ¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

AlzheimerEs una enfermedad neurodegenerativa de carácter progresivo de origen todavía desconocido y que hoy en día no se puede prevenir, aunque son muchas las investigaciones que se están llevando a cabo en la actualidad. En la enfermedad de Alzheimer las alteraciones se producen en tres niveles:

a) A nivel Cognitivo: pérdida gradual de las funciones mentales superiores (lógica, memoria, razonamiento, orientación espaciotemporal…).

b) A nivel Funcional: a medida que avanza la enfermedad éste pierde su independencia para realizar las actividades primero las actividades instrumentales y posteriormente las actividades básicas.

c) Alteraciones Psicológicas y del Comportamiento: Irritabilidad, alucinaciones, delirios, insomnio, etc.

– ¿A Cuántas Personas Afecta?

El Alzheimer representa más del 60% de todos los casos detectados de demencia. Se calcula que en la actualidad hay 36 millones de personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer en todo el mundo. Los especialistas consideran que, de no encontrarse una cura efectiva para la enfermedad, ésta podría alcanzar los 115 millones de personas en el año 2050. En España este cifra afecta a más de 3.500.000 personas (entre quienes la padecen y sus familiares y cuidadores). El 80% de los casos son atendidos en sus domicilios, por familiares y personas de su entorno.

– ¿La persona con Alzheimer se da cuenta?

En los primeros estadíos la persona percibe que algo está cambiando en ella. Esto le produce sensaciones variadas entre ellas, el no saber que le está ocurriendo, no saber porque no es capaz de realizar bien las actividades habituales, etc. Esto le puede producir generalmente sentimientos de tristeza, apatía, miedos, angustia… que le llevan a desarrollar trastornos del ánimo como ansiedad, depresión y aislamiento. En otras ocasiones pueden aparecer reacciones de negación de la pérdida, sin aceptar que se encuentra enfermo/a. En estadíos más avanzados, no podemos afirmar que la persona se de cuenta de la situación. Sin embargo, si que es muy receptivo al entorno y a las emociones del cuidador.

– ¿Comunicar el Diagnóstico a una Persona con Alzheimer?

Asumir el riesgo de comunicar el diagnóstico de esa enfermedad entraña un complejo dilema ético-moral: decir a la persona enferma lo que tiene, sin poder aportarle soluciones de curación o que eviten su progresión cuando en un periodo relativamente corto ya no tendrá conciencia de dicha enfermedad. Las personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer y otras demencias en estados iniciales suelen hacer preguntas tales como: “¿Qué es lo que me está pasando? ya no soy la misma persona de antes”. Si el enfermo no obtiene una explicación ante su nueva situación, es muy posible que desarrolle reacciones defensivas ante sus errores. Averiguar lo que la persona afectada sabe y lo que quiere saber, averiguar lo que está en condiciones de saber, es la clave para dar respuestas. Informar a la persona afectada y a su familia es un acto médico, pero ante todo es un acto humano. Dar una mala noticia lleva consigo sufrir una serie de fases de adaptación. En este punto es importante contar con la colaboración de profesionales expertos que mantengan un apoyo emocional continuado durante la elaboración de ese duelo para que la persona afectada por la enfermedad y la familia acepten cuanto antes la enfermedad y afronten de la manera más adecuada posible su nueva situación de vida.

– ¿Cuáles son los tratamientos?

La enfermedad de Alzheimer, es estos momentos, no tiene curación pero si existen tratamientos específicos que ayudan a frenar el avance progresivo de la enfermedad, y así, mantener el mayor tiempo posible sus capacidades. Existen dos tipos de tratamientos:

  • Tratamiento Farmacológico:
  • Tratamiento no Farmacológico:

– Estimulación Cognitiva (memoria, cálculo, lenguaje, orientación, atención…).

– Estimulación Física.

– Laborterapia.

– Musicoterapia y Danzaterapia.

– Etc.

Estas terapias Incluyen un amplio número de técnicas cognitivas, conductuales, afectivas y psicomotoras, que pretenden prevenir y tratar tanto los síntomas cognitivos como conductuales y afectivos de las personas con Alzheimer y otras demencias. Las medidas no farmacológicas deben ser recomendadas en todos los casos, adaptándolas a cada perfil y fase de la enfermedad.

– ¿Es hereditaria?

La mayoría de los casos de Alzheimer no son de transmisión genética.

– ¿Afecta a más mujeres que a hombres?

La enfermedad de Alzheimer afecta por igual a hombres y a mujeres. En ocasiones hay zonas geográficas donde se concentran más casos de mujeres que de hombres aquejadas por este mal, porque en aquellos lugares existen mayor número de mujeres que de hombres y porque las mujeres viven más años que los hombres, incrementándose el riesgo a contraer la enfermedad.

– El Cuidador/a

Se estima que alrededor del 80% de las personas con demencia viven con sus familias, sin embargo no es toda la familia sino un sólo miembro de ésta el que asume el cuidado de la persona con Alzheimer y, por tanto, sufre las consecuencias negativas del cuidado. A esta persona se la identifica como “Cuidador/a Principal”, siendo el perfil típico de género femenino (esposas, hijas y nueras), con edades comprendidas entre los 45 y 65 años de edad. Sin embargo, los hombres participan cada vez más como cuidadores o como ayudantes, lo que significa un cambio significativo de la situación. Cuidar de un familiar que depende de nuestra ayuda puede ser una experiencia muy satisfactoria y merece el mayor de los reconocimientos por parte de la sociedad, pero al mismo tiempo, supone enfrentar presiones insólitas y cargar con una enorme responsabilidad. En ocasiones, y si no se planifica bien la labor del cuidador, éstos pueden acarrear alteraciones físicas, psicológicas, sociales y económicas, llegando a desarrollar el denominado “SÍNDROME DEL CUIDADOR QUEMADO”.